….Porque a los huéspedes nos gusta volver con historias que contar. Hoteles, apartamentos o habitaciones

tejados pueblo

Todo empezó cuando un día alguien salió de su casa y se hospedo en casa de un lugareño, lejos de su domicilio habitual. Paso algunos días disfrutando de la hospitalidad y del día a día del lugareño que le acogía. Conoció otra manera de vivir, otra manera de comer, otro paisaje que disfrutar, y le gusto. El huésped se lo explico a sus conocidos y repitió la experiencia durante algún tiempo. El lugareño pensó que si lo podía hacer con uno lo podía hacer con más huéspedes. Hasta que llego a un punto que los empezó a llamar cliente en lugar de huésped y cambió el nombre del Sr. Huésped por “!! El de la habitación tal!! ”. Y al cabo de mucho tiempo, el lugareño, empezó a criticarlos por su comportamiento, aunque, en el fondo, deseaba que no dejaran de elegir su casa para pasar sus vacaciones.
Según tengo entendido es así como se empieza a crear un destino de la nada y como termina si no se cuida.
Como huésped o visitante de un lugar, mi principal objetivo es convertir mis sueños en realidad. Estos, fueron elaborados mientras buscaba, ¿dónde?, ¿cuándo? y ¿cómo? iba a realizar mi viaje y me convencí que la experiencia valdría la pena y volvería lleno de historias que contar.
vi 064

El destino suele ser más o menos fácil de elegir, el problema viene a la hora de elegir el alojamiento. Lecturas y lecturas de descripciones de hoteles, hostales y apartamentos turísticos, buscando cual se adapta a mi perfil de SUEÑO. La lectura de las descripciones y las buenas y malas experiencias hacen que dude de la publicidad publicada en Internet.

Sin duda alguna la mejor referencia para no equivocarte es el profesional que está en la AAVV emisora, la de pie de calle, aquella que tiene un profesional que pone toda su experiencia y conocimiento en viajes para que el tuyo sea el mejor. Desgraciadamente cada vez hay menos.

Ante la falta de profesionales en el viaje, sea por cierre del negocio o por la facilidad que da Internet perjudicando a las AAVV de pie de calle, muchos futuros huéspedes optan por poner sus sueños en manos de comentarios publicados en la web. No es malo, pero hay que saber leer entre líneas, porque ni todo es tan malo, ni todo es tan bueno.

Como decía, la dificultad es elegir el alojamiento. Como huésped respeto a todo tipo de alojamiento siempre y cuando cumplan con la promesa que me han hecho en su publicidad y yo este cubierto para poder reclamar en caso necesario, en una palabra que sean legales.

Reconozco que soy huésped de hotel, y me gusta el “glamour” que conlleva estar alojado en un hotel bien dirigido y con profesionales en sus departamentos (en otro post hable de mi buena experiencia en un hostal), y entiendo a los que les gusta alojarse en un apartamento, o incluso en una habitación de una casa. Pero no puedo entender que digan que en un hotel no hay libertad y que no se vive la experiencia del destino a tope. Quizás es importante saber elegir el tipo de hotel u hostal que entran en el perfil de tus sueños. Eso si, difícilmente me veréis siendo huésped en régimen de pensión completa, ni de todo incluido.
En cualquier alojamiento turístico puedes encontrar personas autóctonas (lugareños) que pueden ayudarte a descubrir el destino y no hablo del departamento de recepción (que también).

Me gusta, como a todos, tener algo diferente que contar cuando llegue a casa. Esto es haber hecho realidad tu sueño y haber vivido una buena experiencia en el destino y, como no, en el alojamiento.

… Porque a los huéspedes nos gusta saber donde dormiremos o comeremos.

En uncropped-DSCN1076.jpgo de mis viajes acerté de pleno en la elección del alojamiento turístico donde iba a pernoctar, (por cierto hermosa palabra ya casi en desuso: pernoctar, pernoctaciones), un hostal maravilloso. No acostumbro a arriesgarme, en según que países, a categorías básicas. Pero mi sorpresa fue agradable, en el país donde estaba, que un hostal diera un servicio semejante. Limpieza, gastronomía, educación, profesionalidad, etc.
Al final de mi pernoctación, felicite a la familia que dirigía dicho hostal y le comente que muchos hoteles de cuatro estrellas deberían aprender del buen hacer de las categorías básicas, y digo básicas sin menosprecio.

El propietario me comento que las categorías en los establecimientos hoteleros en vez de informar, desinforman y que deberían desaparecer. Es cierto que lo que me decidió a elegir este hostal fue la buena información que suministraba y no su categoría, aunque admito que iba con un poco de incertidumbre. Pero no soy de la opinión de que las categorías tengan que desaparecer.
En mi humilde opinión creo que, es verdad, las estrellas según en qué países no dan toda la información que el huésped querría leer, escuchar o interpretar.

El propietario siguió argumentando su opinión diciendo, que con el precio, el huésped podría saber en qué tipo de alojamiento turístico era. Al principio estaba de acuerdo con el él, pero reflexionando, pensé que había algunas lagunas en esta argumentación. Si yo estaba a cientos de kilómetros ¿quién me aseguraba que el precio que me  pedian se correspondía con el servicio prestado?

También están las preguntas ¿Por qué no todos los países tienen normativas, estándares o clasificaciones para los alojamientos turísticos? Y ¿Por qué algunos países que no tienen dichas clasificaciones oficiales?  y ¿por qué los países que no tienen se las buscan voluntariamente?( casos como UK las estrellas the Automobile Association, EEUU los diamantes 20150504_135625de la American Automobile Association, o la famosa guía Michelin). Todas ellas forman parte de guías privadas de viajes o automovilísticas, que se juegan su reputación si sus estándares de clasificación no son los esperados por sus socios y futuros huéspedes o comensales. Para asegurar las categorias de estos alojamientos tiene inspectores que corroboran el buen cumplimiento de los estándares de cada guía.
Como huésped quiero que me den información fiable sobre el alojamiento turístico que voy a elegir. Porque a los huéspedes nos gusta saber donde dormiremos o comeremos.
Las categorías oficiales nos pueden dar información estructural del alojamiento, pero la otra información, la que de verdad nos va a llenar nuestras pernoctaciones, ¿dónde podemos encontrarla?; quizás en la descripción de la web, o en tripadvisor,  o en booking o quizás en las guías privadas con sus inspectores.
Creo que va siendo hora de poner apellidos a las estrellas y saber que tipo de alojamiento es el que he elegido: Vacacional, buffet, solo niños, solo adultos, self servcie, .etc
A mí, como huésped, lo material y tecnológico me puede atraer pero es como me darán este material y esta tecnología lo que me capturará y fidelizara y no puedo permitirme equivocar mi elección.

Las pernoctaciones pasadas no las puedo repetir.