[:es]El turismo, la medicina de la sociedad[:]

[:es] 

Nos pasamos 8 horas cada día delante del ordenador del despacho, o de pie en el trabajo; durante 5 (o 6) días a la semana estamos concentrados, realizando nuestro trabajo, a veces agradable, a veces monótono, pero siempre intentándolo hacer lo mejor posible. El estrés y las ganas de desconectar están en las conversaciones de los compañeros de trabajo.

Por fin llega la hora del descanso, el final del día, el fin de semana o el día libre, o las ansiadas vacaciones. Es entonces cuando pensamos en desconectar, en relajarnos, hacer vida social. Quedar en un bar con los amigos, quizás una cena, por qué no una escapada de una noche, o unas merecidas vacaciones. El objetivo es recuperar fuerzas.

Gran parte de la sociedad necesita desconectar algunos minutos, horas, días o semanas, de su monotonía diaria. Un café a media jornada, un almuerzo para celebrar algún acontecimiento, un fin de semana completamente diferente, unas pequeñas o grandes vacaciones. Esto nos ayuda a subsistir y amar o soportar el trabajo que realizamos diariamente.

El turismo nos facilita la desconexión del agobio acumulado en el día a día. Por ello, el turismo (viajes, gastronomía, celebraciones, aventura, una simple caña o té) debería ser considerado como la medicina de la sociedad.

No nos damos cuenta, pero las empresas y profesionales dedicados al servicio turístico son verdaderos terapeutas de la sociedad. La profesionalidad de estas personas no es banal y no todo el mundo está destinado, ni dispuesto, a ejercer esta maravillosa profesión correctamente. De hecho, se nota cuando un servicio turístico no cumple con este menester.

Parece la profesión más fácil del mundo, pero no es así, el contacto de personas con personas es difícil y entra en juego, a parte del conocimiento y habilidades propias del servicio, aspectos como la empatía, la amabilidad, la educación, la paciencia… y en algunos casos el protocolo. ¿Creen de verdad que todo el mundo que trabaja en turismo está capacitado para tratar a una sociedad necesitada de atención?

Las empresas y profesionales turísticos han de entender que los visitantes, huéspedes o comensales han elegido sus locales para relajarse o celebrar acontecimientos únicos en su historia (aniversario, vacaciones anuales, bodas, café de relax antes de entrar a trabajar), algo que no se podrá repetir una vez consumido, algo que si no sale bien repercutirá en la historia individual de cada individuo, familia, trabajo, empresa, sociedad….

Cuando nosotros, los huéspedes, comensales o visitantes decidimos utilizar algún servicio turístico, esperamos que nuestro sueño se convierta en una experiencia digna de guardar en el álbum de los buenos recuerdos.[:]

Deja un comentario