[:es]….. Porque a los huéspedes, nos gusta investigar para poder soñar.[:]

[:es]hand-710663__180

El otro día me llego un artículo de un periódico que comentaba los datos de Tripadvisor, como si fuera la verdad divina en la clasificación del ranking mundial en productos turísticos (léase destinaciones, hoteles, restaurantes, etc.).

Como huésped y consumidor de Tripadvisor pongo en duda este ranking, no sólo por el hecho de que las valoraciones son fácilmente manipulables, sino porque carecen de estándares valorativos, por el cual yo pueda interpretar de igual manera, un comentario de un huésped italiano y el de un huésped inglés.

Ya he hablado alguna vez de las guías de hoteles o destinaciones, pertenecientes a organizaciones privadas, casi todas relacionadas con el mundo del viaje o del coche: estas guías valoran los servicios según unos estándares de calidad elaborados por ellos mismos, y unos inspectores o auditores, formados para la ocasión,  se dedican a visitar dichos locales o destinaciones que, VOLUNTARIAMENTE, aceptan ser inspeccionados. Si, hablo de la guía Michelin, guía AA inglesa, o la de Estados Unidos AAA, o Lonely Planet, o como la clasificación de la revista británica Restaurant, entre otras.

Podemos estar más o menos de acuerdo sobre los estándares que utilizan cada una de estas guías. La diferencia entre las valoraciones de Tripadvisor y estas últimas es que las guías siguen una línea en sus valoraciones y nosotros, los consumidores, sabemos a qué atenernos cuando las utilizamos, en Tripadvisor no.

He dicho que soy consumidor de Tripadvisor, pero es un paso más en mi decisión, no el único. Comparar comentarios en otros portales, descripciones del alojamiento o la destinación, etc, me ayuda a que mi posibilidad de insatisfacción en el servicio recibido baje a mínimos. Porque a los huéspedes nos gusta investigar para poder soñar.

Estoy seguro que el que escribe su comentario en internet, o está muy descontento con el servicio recibido o está muy satisfecho con el servicio. Comentarios como “el desayuno no valía nada” y a los cinco minutos otro escribe “el desayuno era exquisito” me desconcentra, ¿qué entienden ellos por “no valía nada” o “exquisito”?

telephone-586268__180

De todas maneras, a esto que llaman la REPUTACIÓN ON LINE, es la única manera de valorar día a día el servicio ofrecido por un alojamiento o una destinación. Por ello la REPUTACIÓN ON LINE cada vez preocupa más a los responsables de la gestión de los productos turísticos. Intentan, por todos los medios, que sus campañas de imagen no se desvirtúen con los comentarios escritos en los portales de internet.

Esta interpretación de los datos de Tripadvisor por un periódico suele doler, sobre todo, a aquellos productos maduros que aún teniendo sus principales atributos intactos para satisfacernos, no son capaces de satisfacernos con el servicio que nos ofrecen.

Algunas veces, los huéspedes, comensales o visitantes vemos el VALOR que tiene un alojamiento o destinación, cosa que los mismos directores, gestores o habitantes de la destinación no QUIEREN VER. Y por eso intentamos ser fieles en nuestras decisiones viajeras, hasta que nos cansemos y otro nos llene mejor nuestros sueños.

[:]

[:es]… Porque a los huéspedes nos gusta saber donde dormiremos o comeremos.[:]

[:es]En uncropped-DSCN1076.jpgo de mis viajes acerté de pleno en la elección del alojamiento turístico donde iba a pernoctar, (por cierto hermosa palabra ya casi en desuso: pernoctar, pernoctaciones), un hostal maravilloso. No acostumbro a arriesgarme, en según que países, a categorías básicas. Pero mi sorpresa fue agradable, en el país donde estaba, que un hostal diera un servicio semejante. Limpieza, gastronomía, educación, profesionalidad, etc.
Al final de mi pernoctación, felicite a la familia que dirigía dicho hostal y le comente que muchos hoteles de cuatro estrellas deberían aprender del buen hacer de las categorías básicas, y digo básicas sin menosprecio.

El propietario me comento que las categorías en los establecimientos hoteleros en vez de informar, desinforman y que deberían desaparecer. Es cierto que lo que me decidió a elegir este hostal fue la buena información que suministraba y no su categoría, aunque admito que iba con un poco de incertidumbre. Pero no soy de la opinión de que las categorías tengan que desaparecer.
En mi humilde opinión creo que, es verdad, las estrellas según en qué países no dan toda la información que el huésped querría leer, escuchar o interpretar.

El propietario siguió argumentando su opinión diciendo, que con el precio, el huésped podría saber en qué tipo de alojamiento turístico era. Al principio estaba de acuerdo con el él, pero reflexionando, pensé que había algunas lagunas en esta argumentación. Si yo estaba a cientos de kilómetros ¿quién me aseguraba que el precio que me  pedian se correspondía con el servicio prestado?

También están las preguntas ¿Por qué no todos los países tienen normativas, estándares o clasificaciones para los alojamientos turísticos? Y ¿Por qué algunos países que no tienen dichas clasificaciones oficiales?  y ¿por qué los países que no tienen se las buscan voluntariamente?( casos como UK las estrellas the Automobile Association, EEUU los diamantes 20150504_135625de la American Automobile Association, o la famosa guía Michelin). Todas ellas forman parte de guías privadas de viajes o automovilísticas, que se juegan su reputación si sus estándares de clasificación no son los esperados por sus socios y futuros huéspedes o comensales. Para asegurar las categorias de estos alojamientos tiene inspectores que corroboran el buen cumplimiento de los estándares de cada guía.
Como huésped quiero que me den información fiable sobre el alojamiento turístico que voy a elegir. Porque a los huéspedes nos gusta saber donde dormiremos o comeremos.
Las categorías oficiales nos pueden dar información estructural del alojamiento, pero la otra información, la que de verdad nos va a llenar nuestras pernoctaciones, ¿dónde podemos encontrarla?; quizás en la descripción de la web, o en tripadvisor,  o en booking o quizás en las guías privadas con sus inspectores.
Creo que va siendo hora de poner apellidos a las estrellas y saber que tipo de alojamiento es el que he elegido: Vacacional, buffet, solo niños, solo adultos, self servcie, .etc
A mí, como huésped, lo material y tecnológico me puede atraer pero es como me darán este material y esta tecnología lo que me capturará y fidelizara y no puedo permitirme equivocar mi elección.

Las pernoctaciones pasadas no las puedo repetir.[:]